EmprendimientoEntrevistas

Mariam Veiga: «LinkedIn es relaciones, conexiones y la plataforma ideal para demostrar quién eres y qué puedes aportar»

¡Compártelo!

Emprender no es para todo el mundo. Si te atreves a hacerlo y te va bien llega el momento en el que te debes plantear si quedarte donde estás o contar con más equipo y seguir creciendo.

Durante nuestra conversación con Mariam Veiga, emprendedora y consultora de marca personal, hablamos de las dificultades de delegar de forma eficiente para poder crecer, de marca personal, de cambios de trabajo y de los retos del emprendimiento.

Ángel Fraga – ¿Qué retos ves tú a la hora de delegar? ¿En qué casos crees que es recomendable y qué beneficios crees que trae pasar de ser freelance de forma individual a contar con un equipo?

Mariam Veiga – Como te comentaba en nuestra conversación, estoy justo en este momento. Si quiero crecer y ayudar a más personas debo pensar en la vías que me permitan poder abordar a más clientes, y eso pasa por delegar actividades y tareas por un lado, y por otro, crear equipo propio.

No es un paso sencillo porque siempre nos cuesta soltar tareas y tendemos a creer que podemos hacerlas mejor que nadie, pero ese es un error de base. Hay que tener en cuenta varias cosas para poder abordar este momento de crecimiento de un proyecto propio en el que eres tú quien decide todo:

  • Identificar las tareas que puedes/debes delegar y las que no
  • Buscar a los perfiles correctos a los que delegarles esas tareas
  • Tener muy claro qué actividades, servicios, productos te dan mayor rentabilidad
  • Revisar de nuevo tu cartera de servicios y ver cómo puedes adecuarla a la demanda que tienes

Y unas cuantas cosas más. Pero poder contar con equipo propio, ya sea bajo un modelo de trabajo con freelancers o con gente que trabaje en plantilla, ayudará a abordar más negocio y a tener tiempo para dedicarle a aquellas cosas que haces mejor y son más beneficiosas para tus clientes y tu negocio. Es un paso importante y hay que tomarse un tiempo de reflexión para afrontarlo con cierta garantía.

Y si te equivocas, debemos ser lo suficientemente flexibles como para tomar decisiones rápidamente. Saber adaptarse a cada situación es clave.

AF – Ayudas a otros profesionales a mejorar y desarrollar su marca personal, principalmente en LinkedIn. ¿Cuáles son los errores más comunes entre los perfiles que analizas y cuál sería el consejo que le darías a alguien que empiece a trabajar esta red social?

MV –  Ayudo a profesionales por cuenta ajena y a emprendedores a desarrollar su marca personal y a convertirla en su mejor Activo de Negocio porque estoy absolutamente convencida que lo es. Para esto tengo diferentes servicios y programas de acompañamiento. Uno de ellos está 100% centrado en la estrategia de marca personal en LinkedIn.

Lo más común es no saber el por qué o el para qué quieres tener presencia en LinkedIn, y a menudo se entiende la red profesional como un portal en el que tienes tu CV digital. LinkedIn es muchísimo más que eso.

De hecho, si para lo único que quieres tener presencia en LinkedIn es para tener una relación de experiencias profesionales y de formaciones sin más, es mejor que utilices otro tipo de plataformas.
LinkedIn es relaciones, conexiones, oportunidades de negocio y la plataforma ideal para demostrar quién eres y qué puedes aportar en tu sector y a tu red.

AF- En febrero tuvimos una mesa redonda sobre el cambio profesional y cómo afrontarlo. ¿Cómo viviste tu cambio profesional? ¿Cómo tomaste la decisión de pasar de ser trabajadora por cuenta ajena a ser jefa?

MV- Siempre he tenido ganas de emprender pero lo aplazaba porque desde que terminé la carrera (soy Lic. en CC. Políticas y de la Administración) he ido consiguiendo oportunidades de empleo cada vez más interesantes y con más responsabilidad.

En mi desarrollo profesional el cambio ha sido constante.  He pasado de una administración local a una autonómica, de la comunicación y el marketing político al análisis de producto, la estadística y el big data, y de ahí a la dirección de marketing digital en distintos sectores y tanto para agencias como en cliente. Además de esto, siempre he estado muy vinculada al mundo de la formación, impartiendo clases tanto en la Universidad de Santiago como formando a mis propios equipos y los equipos de las empresas en las que he trabajado.

Pero nunca he vivido estos cambios como si fueran “saltos” de una etapa a otra, sino que siempre lo he entendido como una evolución natural en mi conocimiento y en mi progresión a nivel profesional. En mi última etapa como directora de marketing me sentía un poco estancada y decidí que era el momento de probar y lanzarme con ese proyecto propio liderado por mí que tenía en la cabeza desde hacía años.

Y después de valorarlo un par de meses me pregunté qué sería lo peor que podría pasar. Tengo un perfil flexible, así que si salía mal podría volver a buscar un nuevo empleo por cuenta ajena. Y así me lancé. A las pocas semanas de haber tomado la decisión comprobé que no me había equivocado, y ahora, poco más de un año de aquello, pienso lo mismo. Tengo 4 másters y un doctorado, pero puedo asegurar que el mayor aprendizaje de mi vida es el que me estoy llevando ahora mismo gracias a esta aventura.

AF – En este primer año de tu proyecto profesional has ido creciendo poco a poco. Asesoramientos gratuitos, cursos para lanzar tu marca personal, ahora un podcast. ¿Cómo de importante es escalonar la evolución de la variedad de servicios que ofreces para mantener un crecimiento constante y sostenible? Muchas veces escuchamos consejos del tipo “hay que ir con todo desde el inicio”. Me gustaría saber tu opinión sobre este tema, sobre todo pensando en que nos lea alguien que esté empezando.

MV – Pues para mí es fundamental tener claro el timing en la evolución del propio negocio. Es imposible querer abordar todas tus necesidades como emprendedor desde el primer momento. Yo soy fiel seguidora de la filosofía lean startup, así que antes de lanzar nada o aventurarme con una nueva vía de negocio o con un servicio testo y valido. Si en esa fase de testing compruebo que es viable, entonces es cuando apuesto por ello de forma más definitiva. 

Por otro lado, al igual que les recalco a mis alumnos de mentoring, debemos tener claro que cada negocio es diferente y que el desarrollo de cada uno es único. No existen fórmulas mágicas. Por eso, como comentaba antes, ser flexible es fundamental.

Y volviendo a mí, he podido comprobar que en el momento de salida no es necesario tenerlo todo perfecto para empezar a vender. De hecho he conseguido clientes mucho antes de lo que esperaba sin tener la “infraestructura” completa que se supone debe tener un negocio digital. Fasear el desarrollo en base a testar y validar me parece inteligente a nivel de costes (te ahorras muchos disgustos e inversiones innecesarias o mal pensadas), y a nivel de comunicación te permite ir mostrando crecimiento e innovación constantes.

AF – Seguramente haya personas que acaban de emprender o que están pensando en hacerlo leyendo esta entrevista. Para ayudarles a conocer la realidad de emprender, desde tu experiencia, ¿qué es lo que más te gusta del emprendimiento y cual es el mayor reto al que te enfrentas?

MV – Lo que más me gusta es la libertad de poder hacer las cosas como siempre has querido hacerlas y sentir que sirves a los demás. Siempre he entendido mi emprendimiento con una profunda vocación de servicio. El feedback que tengo es muy bueno, y sentir que puedes ayudar de una forma tan directa a tus clientes es transformador.

Por contra, la cara B puede ser la soledad del emprendedor en determinados momentos, por eso también recomiendo entrar en círculos, comunidades o foros de emprendedores con los que puedas compartir experiencias, inquietudes y también hacer networking. Esto es fundamental.  Debemos construir y alimentar relaciones.

En cuanto a los retos a los que me enfrento ahora mismo destacaría el pasar al siguiente nivel y pasar de autoempleada a empresaria. Algo en lo que estoy trabajando desde hace ya un tiempo. Un desafío importante pero que también me llena de ilusión.

AF – Muchas gracias por tu tiempo, por una agradable conversación  y por compartir tus experiencias con IGATA. Si quieres lanzar algún mensaje a nuestra comunidad este es el momento.

MV – Gracias a ti y a IGATA por darme este espacio para poder compartir mi visión como emprendedora.  Por último me encantaría animar a vuestra comunidad que si de verdad quieren lanzar un proyecto propio tengan muy claro que hay muchísimo trabajo detrás. Muchas horas y mucho esfuerzo.

Pero si tienen esa vocación de servicio y sienten que pueden ayudar a otras personas a conseguir objetivos o a mejorar sus vidas gracias a sus productos o servicios, que lo hagan. Tal vez ir acompañado de un mentor podrá ayudarles a que ese camino sea más corto y con menos imprevistos. Pero decidan ir acompañados o ir solos, que disfruten del camino y de cada aprendizaje.


¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable El titular del sitio.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  .
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.