Silvia Pereira: “La gran mayoría de las empresas ponen el foco en el bienestar físico y psicológico pero muy pocas entienden el bienestar social”

Hablamos de bienestar físico y también en los últimos años ha alcanzado una importancia el bienestar psicológico, pero nos estamos dejando atrás el bienestar social, que también contribuye a nuestro equilibrio vital como seres humanos. Conocemos su alcance de la mano de la promotora de Xen Social, Silvia Pereira, que habla con nuestra compañera Leticia Río.  

Leticia Río: Recientemente nace Xen Social, ¿cómo surge y por qué? 

Silvia Pereira: Xen Social está formado por un equipo de profesionales especializadas que busca, a través de la disciplina científica del Trabajo Social, acompañar a las organizaciones en la implementación de proyectos que impacten en el bienestar social de su capital humano. 

Nos avalan más de 20 años de experiencia profesional gestionando equipos, tanto en empresa pública como privada, elaborando y ejecutando proyectos y planes (igualdad, diversidad, inclusión,…) e interviniendo en situaciones de crisis. Dos de nosotras desempeñamos el trabajo social en empresas desde hace años. 

Este proyecto surge de la necesidad de llevar el trabajo social a todos los rincones de la sociedad. 

Creemos que es importante desterrar del imaginario colectivo el prejuicio de que las trabajadoras sociales sólo acompañamos a personas en riesgo de exclusión social. 

Cualquier persona, sea cual sea su caudal económico, puede atravesar por situaciones de crisis a lo largo de su vida que las convierten en vulnerables. 

L.R: ¿Cuál es el papel de una trabajadora social en una empresa? ¿Cómo influye esta figura? 

S.P: Xen Social acompaña a las personas, desde la confidencialidad, ofreciéndoles las herramientas necesarias para afrontar distintas problemáticas sociales. 

Estas herramientas pueden ser internas (desahogo emocional, manejo del conflicto, pautas de comunicación positiva, autocuidados, etc.) o externas (en forma de prestaciones sociales relacionadas con la conciliación, educación, aumento del caudal económico, desempleo de algún miembro de la unidad familiar, seguridad, situaciones de discapacidad o dependencia, extranjería, vivienda, ocio y tiempo libre…). 

Nuestros servicios están enfocados a personas trabajadoras y sus familias, y esto es importante, porque la intervención que realizamos es integral. Cualquier cuestión del día a día que les preocupe y ocupe tiempo fuera de la organización puede tener cabida. 

Desde Xen Social ponemos el foco en la prevención y nuestro objetivo principal es evitar la aparición, consolidación o cronificación de estas problemáticas sociales.

El bienestar social es medible y cuantificable, por tanto, la recogida sistemática de datos en nuestras intervenciones nos permite ofrecer un análisis exhaustivo que permitirá a las organizaciones tomar decisiones sobre el bienestar social de su plantilla. 

L.R: ¿Algún ejemplo para poder entenderlo de manera práctica? 

S.P: Las personas estamos acostumbradas a vivir en equilibrio, lo que llamamos rutina nos genera una grata sensación de seguridad. Los cambios generan tensiones, (no queremos perder el equilibrio que nos da seguridad y luchamos por mantenernos estáticos) y esta tensión genera frustración (porque la vida es cambiante). Crisis derivadas del ciclo vital en el que nos encontremos ( por ejemplo, cuidar de nuestros padres y madres en la edad adulta) o crisis sobrevenidas (un accidente o enfermedad inesperada). Todo esto es la denominada “mochila social” que nos acompaña en el día a día, también en el trabajo. 

Las crisis siempre generan cambios, y estos no tienen porque ser negativos si disponemos de las herramientas necesarias para afrontarlos. Y ahí es donde aparece Xen Social. 

Imaginemos a Carmen de 48 años, lleva más de quince trabajando en nuestra organización como responsable del departamento de administración y durante este tiempo no ha faltado ni una sola vez a su puesto de trabajo. 

Carmen es hija única y sus padres residen en Madrid, hoy ha recibido una noticia que la ha dejado muy preocupada: a su madre le acaban de diagnosticar la enfermedad de Alzheimer. Hagámonos la siguiente pregunta ¿qué supone este diagnóstico para la empresa?. 

Según el último informe de ADECCO sobre Empresa saludable y gestión del absentismo (2024) la tasa de absentismo laboral en España se sitúa en torno a un 8% y los motivos principales suelen ser cuestiones personales y familiares. Por tanto, nuestra intervención con Carmen impactará en la organización reduciendo el absentismo, la rotación y los gastos de recursos humanos (por ejemplo, los adelantos de nómina). Además generamos orgullo de pertenencia porque la persona agradece el apoyo prestado por su organización y una evidente ventaja competitiva respecto a otras empresas. De este modo lograremos atraer y mantener el talento. 

“Tenemos claro que es el bienestar físico y el psicológico, pero ¿qué es el bienestar social?”

Silvia Pereira

L.R: Hablamos de ambiente laboral, equilibrio entre salud física y psicológica, ¿a dónde nos lleva hablar de bienestar social? 

S.P: La Organización Mundial de la Salud define salud como “un estado completo de bienestar físico, psicológico y social” (OMS 2021 y ODS nº 3 de la ONU “Salud y bienestar”), por tanto, el bienestar en el ámbito laboral, sólo será 360º cuando se trabaje sobre estas tres dimensiones por igual.

Tenemos claro que es el bienestar físico y el psicológico, pero ¿qué es el bienestar social? 

El bienestar social se define como “la calidad de vida de las personas en el ámbito social, a la que se accede a través del correcto funcionamiento de determinadas áreas, tales como: relaciones familiares, capacidad económica, educación, vivienda, seguridad, ocio y tiempo libre”. Cuando estas categorías funcionan correctamente es cuando se alcanza el bienestar social.

L.R: Desde vuestro punto de vista, ¿cuál es vuestro diagnóstico en perspectiva profesional sobre el bienestar social en Galicia? 

S.P: En cuanto a la ASG, observamos que las organizaciones ponen el foco en proyectos que impactan en el entorno geográfico en el que se ubican ( colaborando con entidades del tercer sector, realizando voluntariado, etc.) pero son escasas las que lo complementan con actuaciones que de verdad impacten en las personas que forman parte de ellas. Y aquellas que lo hacen, no cuentan con un servicio de trabajo social. 

La gran mayoría de las empresas ponen el foco en el bienestar físico y psicológico de las personas trabajadoras, pero muy pocas entienden el bienestar social como parte fundamental del ser humano. Se habla mucho de la salud mental y poco o nada de la salud “social”, sin tener en cuenta, y sin pensar, que lo social es la base de lo demás. 

Nuestra profesión es una gran desconocida para el ámbito de la población en general, y en el ámbito de las organizaciones en particular. Contar con un servicio de trabajo social externo es apostar por la confidencialidad garantizando el éxito en los resultados e impulsar una Responsabilidad Social Corporativa real y efectiva sobre las personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: El titular del sitio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.