Artículos

Estudiantes que no son buenos pasando exámenes pero genios solucionando retos sociales

¡Compártelo!

He leído varios reportes de investigaciones que pretenden analizar las inquietudes y necesidades que tienen hoy en día los estudiantes universitarios. La mayoría de ellos ven una desconexión entre lo que están aprendiendo hoy en día frente a lo que necesitarán mañana. Incluso muchos recién graduados opinan que más allá de las tablas técnicas, sus títulos no les han dado el valor que estaban buscando.La generación que está entrando en el mundo profesional y que está saliendo del panel educativo están en gran parte insatisfechos con el sistema educación.

Las expectativas de aprendizaje de los jóvenes no se ven cubiertas y al salir de la Universidad sienten una desconexión entre lo que han aprendido y sus ambiciones personales y profesionales.Esto no quiere decir que los “Millennials” quieran destruir la universidad o piensen que es una institución inválida, todo lo contrario. Los millennials están seguros de la relevancia que tiene la experiencia educativa para su futuro pero sienten una insatisfacción importante con el valor que les reporta. Por ese motivo hablan de la innovación de la Universidad, reinventarla, empoderarla, sacarla a la calle, hacerla más inclusiva, accesible y libre.Las Universidades, como las personas que están dentro de ella, deben abrazar el cambio.Está insatisfacción de los usuarios de la educación superior está provocando un descenso de la confianza en el sistema universitario.

La confianza en el aprendizaje es un elemento clave, pues los jóvenes durante su estancia universitaria están en un proceso de orientación de su vida profesional, es decir, casi todo lo que le resta de vida.¿Cómo podemos salvar esta brecha de confianza y apoyo? Con un desempleo juvenil de hasta el 50% en España, existe un reto importante para el gobierno, los jóvenes, los empleadores y el tercer sector para colmar esta brecha.

Efectivamente, el reto de transformar la Universidad no es responsabilidad única de la propia universidad sino de la sociedad, ya sean jóvenes, gobiernos, asociaciones o empresas ya que todos los agentes sociales reciben el output de la educación.

Para diseñar la experiencia universitaria, jóvenes, empresas , especialistas deben unirse para identificar cómo podemos salvar esta brecha de educación y empleo, incluyendo cómo podemos integrar la opinión de la juventud en los procesos de toma de decisiones en referencia a la educación de manera consistente.El sistema educativo debe tener en cuenta que hay personas que no son buenas pasando exámenes pero son genios a la hora de resolver retos sociales.

En definitiva, las Universidades como las personas que están dentro de ella, deben abrazar el cambio y los nuevos retos, aprovechar las nuevas oportunidades y revitalizarse constantemente.Activar un sistema que sea fluido, dinámico que se relacione con el mundo real de manera proactiva e inclusiva teniendo en cuenta que hay personas que no son buenas pasando exámenes pero son genios a la hora de resolver retos sociales de manera innovadora.


¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable El titular del sitio.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  .
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.