Fundadores de A Empanadería: “Lo mejor que pudimos hacer fue confiar en nosotros mismos, las ganas y el cariño se ven reflejados en el producto”

¡Compártelo!

Hoy hablamos con unos emprendedores que se salen de la norma con su proyecto A Empanadería: empanadas artesanas y comida para llevar.

Vieron la oportunidad en el 2020 de abrir este pequeño local en A Coruña que ha tenido una acogida en nombre de sus fundadores “ muy buena”. Pilotada por la familia Rivera Rey, y a los mandos padre e hija, este negocio familiar surge por la tradición familiar de preparar empanadas “muy ricas” que había que poner al alcance de todos.

Habla con padre, Quique Rivera, e hija, Laura Rivera, nuestra compañera Leticia Río.

Leticia Río: En plena pandemia, hacéis esta apuesta familiar. ¿Cómo fue la experiencia de abrir en esta situación?

Quique y Laura Rivera: Al principio teníamos mucha incertidumbre, pero tiramos para adelante porque no sabíamos qué iba a pasar ni cómo iba a responder la gente. Nuestra suerte fue que alquilamos el local a principios de marzo de 2020 pero no nos lo entregaban hasta junio, por lo que los plazos del confinamiento nos vinieron perfectos. Lo mejor que pudimos hacer fue confiar en nosotros mismos, en nuestro trabajo, en nuestro producto y en la calidad que ofrecíamos. Todo esto, con las ganas y el cariño se ve reflejado en el producto, en lo que llevamos ofreciendo desde hace ya un año y medio.

L.R: La responsabilidad de estar a la altura del legado familiar entiendo que supone un reto en el día a día. ¿Cuál es el secreto de que puedan convivir diferentes generaciones en un mismo negocio?

Quique y Laura Rivera: Es un mezcla difícil, pero en familia nos compenetramos bien. En un negocio así destaca confianza y la comprensión… todo lo que nos une, nos hace más fuertes. Tenemos nuestros más y nuestros menos, pero el trabajo es trabajo. Dejamos que pasen 5 minutos, respiramos y seguimos con todo! Aún así, los roces son muy contados. 

L.R: A lo largo de la conversación, me comentabais que conocéis “los puntos débiles” que tiene vuestro producto, y tratáis de mejorarlo cada día.  ¿Cómo puede beneficiar este enfoque al negocio?

Quique y Laura Rivera: Casi todos los días probamos nuestros producto, y vamos viendo lo que nos sale mal y cómo podemos mejorar en el día a día. También cada día le damos vueltas a la cabeza para intentar innovar y seguir sorprendiendo. La ilusión por descubrir nuevas mezclas nunca se acaba, y cuando una nos convence y la ofrecemos al público, es un momento genial. Además cuando vemos que la respuesta es positiva, nos da más alas para seguir. 

L.R: ¿Y cómo recogéis la opinión de los clientes?

Quique y Laura Rivera: El trato humano en nuestro despacho es fundamental, porque ahí es dónde notamos cuando alguien quedó contento o no. Por suerte para nosotros nuestros clientes son comprensivos y nos dicen tanto lo bueno como lo malo, pero son conscientes de que todo lo hacemos con mucho cariño y esfuerzo. 

L.R: ¿Qué le recomendarías a alguien que inicie un negocio artesano como el vuestro?

Quique y Laura Rivera: Lo primero, paciencia. Después, mucha constancia y que cada día intenten mejorar y sacar lo mejor de sí. Y lo más importante, que nunca se den por vencidos. 

L.R: Vivir para trabajar, o trabajar para vivir. El oficio en el que os movéis requiere de dedicación y preparación diaria. ¿Cómo lográis el equilibrio?

Quique y Laura Rivera: El comienzo fue lo más duro. Los primeros meses fueron muy constantes y apenas descansábamos. Por suerte ahora ya podemos respirar un poco más aunque siempre andas con un ojo pendiente de todo. La cabeza no descansa. Ser autónomo requiere que cada día sea una nueva lucha.


¡Compártelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: El titular del sitio.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.